Smart Human City: Nuevo paradigma, el usuario en el centro

EL CONCEPTO «SMART CITY»

Hace mucho tiempo que se habla y que está de moda el término «Smart City», ciudad conectada e inteligente, se la define como «aquella ciudad que usa las tecnologías de la información y las comunicaciones para hacer que tanto su infraestructura crítica, como sus componentes y servicios públicos ofrecidos sean más interactivos y eficientes».

Una ciudad inteligente se basa, principalmente, en diferentes subsistemas. Un ejemplo de uno de estos subsistema sería la «generación distribuida«, que consiste en que las ciudades inteligentes cuenten con generación eléctrica repartida por el territorio, a través de un abastecimiento individualizado, no centralizado. Otro de estos subsistemas serían los «smart metering«, se trata de la medición inteligente de los datos de gasto energético de cada usuario, a través de telecontadores donde se realizan las lecturas a distancia y a tiempo real.

Estos son solo algunos ejemplos de los subsistemas que componen una ciudad inteligente, sin embargo, como vemos, la importancia de las Smart City parece recaer en la propia tecnología y ciudad en sí, y no tanto en el ciudadano.

La problemática de las smart city no solo se reduce a que parece que el usuario queda descuidado: estos hubs inteligentes suelen serlo solo dentro de sus fronteras, es decir, cuando sales de una ciudad, ya no hay transversalidad entre ellas, y los sistemas que se utilizan en una, no son válidos en otra, de modo que el usuario se ve obligado a adaptarse a cada ciudad.

CAMBIANDO EL PARADIGMA, DE SMART CITY A HUMAN SMART CITY

El concepto sobre el que nosotros nos venimos a referir hoy es el de Human Smart City, cuyo objetivo principal es que la importancia recaiga en la persona, su bienestar y su integración, creando ciudades interconectadas entre ellas y eliminando los límites propios del territorio.

LAS PERSONAS PRIMERO

La tecnología, por sí sola, no significa que vaya a mejorar la ciudad ni hacerla más integradora. Estas tecnologías deben estar al servicio de los habitantes, especialmente de los colectivos desfavorecidos como son las personas con diversidad funcional, movilidad reducida, etc. Las Human Smart City deben ofrecer una tecnología accesible, de modo que todos los ciudadanos puedan beneficiarse de ella, sin que ésta se quede en los límites de la ciudad, sino que traspase fronteras y ayude y mejore, por ejemplo, la movilidad a través de todo el territorio.

El concepto Human Smart City fue acuñado ya hace años, se trata de un término que la Fundación ONCE e Ilunion impulsan, y que desarrollan así:

Smart Human City: Ciudad que funciona y crece con criterios de sostenibilidad y con el objetivo de ofrecer un futuro mejor para más de la mitad de la población actual y a un 70% de personas, que es la población urbana estimada para 2050.

Con un futuro de estas características, se han definido unos objetivos que debe cumplir una Smart Human City para poder denominarse así:

  • Diseñar un nuevo concepto de ciudades para todos que promuevan la competitividad de las mismas como lugar de vida, trabajo y turismo.
  • Desarrollar nuevos servicios para todos, públicos y privados, promoviendo el lanzamiento de nuevas prestaciones, nuevas empresas y mayor empleo a través de las TIC.
  • Adaptar las infraestructuras existentes para que sean para TODOS: Vivienda, transporte, puestos de trabajo, educación, cultura, consiguiendo un consumo de energía más eficiente.
  • Promover todos estos proyectos desde el impulso del emprendimiento y el empleo.
  • Capacitar a las personas en riesgo de exclusión para que sean ciudadanos de pleno derecho.

DISEÑO UNIVERSAL Y SMART HUMAN CITY

Las Human Smart City, además, deben aplicar el diseño universal del que hablamos en este otro post, (puedes hacer click aquí si te lo perdiste), de forma que todo lo que se diseñe sea accesible, sin tener que hacer adaptaciones innecesarias futuras. En relación a esto, es importante que las Human Smart City se rijan por los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por la Agenda 2030, redactados por la Unión Europea. Estos objetivos tienen un enfoque más humano, siempre poniendo a las personas y sus derechos por delante. La integración social, la sostenibilidad, la mejora de la calidad de vida, la movilidad y otros puntos marcan la dirección de estos objetivos, y no tanto la evolución tecnológica en si misma, que no tiene porque ser beneficiosa para la persona si ésta no se tiene en cuenta.

En definitiva, el concepto de Smart City debe evolucionar al Human Smart City para que realmente los humanos podamos vivir en un ambiente integrador y accesible para todos. En la actualidad, se vive una paradoja: las tecnologías deberían ser una ventaja para los colectivos desfavorecidos, pero en realidad, son precisamente estas personas las que más barreras se encuentran a la hora de utilizarla.

LA TECNOLOGÍA AL SERVICIO DE TODAS LAS PERSONAS Y COLECTIVOS

Desde Park4dis creemos en que esta situación se puede, y se debe, revertir: crear tecnología, soluciones e iniciativas integradoras y que no solo «tengan en cuenta» a los colectivos con discapacidades, sino que realmente estén a su servicio y que siempre se asegure su accesibilidad.

Para ello, estamos trabajando en crear proyectos de mayor envergadura, a nivel europeo, que impliquen más actores y en los que se comprometan diferentes entidades que aseguren que nuestra apuesta no queda relegada a las fronteras de los territorios, sino que unifica, estandariza y amplía su alcance.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *